Seeraa Internacional - Ver Real de China Para Más Email: mildchina@hotmail.com Inicio | Quiénes Somos | Contáctenos | Publicidad Servicios
Seeraa International
Inicio   Cultura China   Historia China   Viajar China   Viajes Ciudad   Atracciones China   Guía China   Filosofía China   Chino
 Bienvenido a Seeraa Internacional en español, de contenido nuevo y actualizado como es abajo:

Museo de Guerreros de Terracota
Turismo Personalizada
Museo de Guerreros de Terracota

El mausoleo de Qinshihuang, primer emperador de la Dinastía Qin, es uno de los mayores del mundo de su género y uno de los de estructura más singular y contenido más rico. De este sepulcro monumental forma parte el foso donde se encuentran los guerreros y corceles de terracota, cuya fama rivaliza con la de las pirámides de Egipto. Amigos oyentes, el programa que ahora comienza está dedicado a esta maravilla de la civilización china.

Qinshihuang vivió entre los años 259 y 210 antes de nuestra era. Tras unir nuestro país por primera vez en la historia, se convirtió en el primer emperador de las antiguas dinastías feudales chinas. A pesar de haber adoptado una serie de medidas tendentes a impulsar el desarrollo socioeconómico y cultural del imperio, su figura ha sido muy debatida. En efecto, además de unificar la moneda, la escritura y las unidades de longitud, capacidad y peso, construyó la Gran Muralla para defender sus dominios contra los ataques de los pueblos septentrionales. Tales logros hicieron de él una de las figuras políticas más destacadas de la historia de China. Pero al mismo tiempo, fue un emperador cruel y despilfarrador. Con el fin de coartar la libertad de pensamiento de sus súbditos, no vaciló en recurrir a medios tan bárbaros como "quemar libros y enterrar vivos a los letrados confucianos disconformes"; es decir, quemó aquellos libros que contenían ideas políticas opuestas a las suyas y, en su afán por mantener su hegemonía sobre el imperio, no dudó en enterrar vivos a los letrados confucianos discrepantes. Además, durante su permanencia en el trono derrochó ingentes recursos humanos y materiales en la construcción de su monumental mausoleo, del Palacio Afang y otras reales de lujo por él mismo.

La construcción del mausoleo de Qinshihuang comenzó poco después de que culminara la unificación del país. Las obras, que requirieron la participación de 700 mil súbditos, se prolongaron durante 40 años. Sin embargo, la muerte lo sorprendió antes de su finalización. El mausoleo se levanta en la montaña Lishan, en las afueras de Xian, capital de la provincia de Shanxi. Su recinto mide 56 kilómetros cuadrados; su planta es casi cuadrangular; y su base tiene una longitud de 350 metros, una anchura de 345 y una altura de 76. En su conjunto, el mausoleo presenta forma de pirámide. A su alrededor los arqueólogos chinos han hallado infinidad de fosas y tumbas, entre ellas, las de más de 500 constructores. Entre las fosas hay la de los carruajes y caballos, que representan los usados por Qinshihuang, la de las cuadras, que simbolizan las caballerizas de de la corte, así como la célebre fosa en la que fueron enterrados miles de guerreros y corceles de terracota, que representan a un millón de valientes soldados de la Dinastía Qin.

El ejército de guerreros y corceles de terracota, considerado la octava maravilla del mundo, se descubrió por pura casualidad. En 1974, mientras unos lugareños estaban excavando pozos, desenterraron varios fragmentos de cerámica, hecho al que no dieron mayor importancia. Pero cuando se disponían a botarlos, llegó un especialista en protección de reliquias culturales. Tras examinar los fragmentos de cerámica, comprendió que se trataba de un hallazgo muy importante e informó de inmediato al buró distrital de reliquias culturales. Fue así como el antiguo ejército de terracota logró salir a la luz y asombrar a todo el mundo. Hasta la fecha se han desenterrado 500 guerreros, 18 carros de combate de madera y más de 100 caballos. Las facciones de los guerreros, cuya altura es de alrededor de 1.8 metros, llaman la atención por su diversidad y naturalidad, cualidades que muestran el alto nivel alcanzado por la escultura china en tiempos de la Dinastía Qin.

Estos guerreros y corceles han cautivado a gentes de todo el mundo. En efecto, todos los años, un gran número de turistas extranjeros de muy diversa procedencia recorren grandes distancias con el único propósito de contemplarlos. Algunas personalidades políticas, antes de iniciar su viaje a nuestro país solicitan a la parte china que su programa de actividades incluya la visita al Museo de Soldados y Caballeros de Terracota. El expresidente estadounidense Ronald Reagan lo elogió calificándolo como una de las grandes maravillas del mundo.

Obligada por lo limitado de sus técnicas de protección, de momento China no tiene previsto realizar excavaciones en la tumba principal del mausoleo de Qinshihuang. En los últimos años, en las fosas se han hallado unos 50 mil objetos de considerable valor. Entre ellos destaca el carruaje de bronce tirado por caballos descubierto en 1980, una pieza ciertamente excepcional. El carruaje y los caballos, cuyos cascos son de esa misma aleación, se reproducen con sus piezas y accesorios, que en algunos casos son de oro o plata. De diseño fino y elegante, esta reproducción a escala 1:2 muestra artísticamente el encanto del carruaje del Emperador Qinshihaung.

Al cotejar todos estos hallazgos con los documentos históricos, se comprueba que el mausoleo de Qinshihuang es un monumento muy representativo de su época. El primer emperador de la Dinastía Qin y de China quería seguir gobernando tras su muerte. Lo que nunca imaginó es que 3 años después de su fallecimiento su imperio sería derrocado a consecuencia de una revuelta de campesinos. Con todo, este mausoleo imperial, el mayor de su género existente en China y el que guarda mayores tesoros, ha resistido más de 2000 años, convirtiéndose así en "testimonio" de la historia china. En reconocimiento de su inapreciable valor histórico, la Unesco aprobó la inclusión del mausoleo de Qinshihuang y los guerreros y corceles de terracota en su Patrimonio Mundial.