Seeraa Internacional - Ver Real de China Para Más Email: mildchina@hotmail.com Inicio | Quiénes Somos | Contáctenos | Publicidad Servicios
Seeraa International
Inicio   Cultura China   Historia China   Viajar China   Viajes Ciudad   Atracciones China   Guía China   Filosofía China   Chino
 Bienvenido a Seeraa Internacional en español, de contenido nuevo y actualizado como es abajo:

Templo Lingyin Hangzhou
Turismo Personalizada
Templo Lingyin Hangzhou
Templo Lingyin Hangzhou
Templo Lingyin Hangzhou

China es oficialmente un país laico, aun así existen según las estadísticas más de cien millones de creyentes. El culto a los antepasados y a las fuerzas de la naturaleza a las que creían dotadas de espíritus propios, impregnan las dos filosofías o religiones más importantes del país, el confucionismo y el taoísmo, aunque ésta en menor grado. A pesar de ello, la religión que cuenta con más seguidores es el budismo y aunque tiene su origen en la India, pocos años después de la muerte de Buda ya empezó a conocerse en China donde se fue expandiendo lentamente debido a las escasas comunicaciones a través del Himalaya o por el tampoco fácil camino de la Ruta de la Seda.

Durante el pasado viaje a China pudimos visitar algunos templos de las tres religiones que a pesar de tener varios elementos en común, sus diferencias son remarcables.El Templo de Lingyin de Hangzhou nos pareció uno de los más interesantes, sin duda alguna por el lugar en el que se encuentra ubicado, en plena naturaleza y alejado del caos de la ciudad.Lo que en principio pensábamos que sería una visita de un par de horas acabó ocupándonos más de medio día, ya que el complejo es mucho más grande de lo que esperábamos.

Se trata de un templo budista muy antiguo al que acuden peregrinos de varios puntos del país, pero además del interés que pueda tener para los fieles seguidores del budismo, tiene también un gran valor histórico y cultural.

Está situado en un estrecho valle entre dos picos, el Fei Lai Feng y el Pico Norte, rodeado por colinas y bosques al noroeste del Lago Oeste. Su nombre se traduce como Templo del Retiro del Alma o Templo del Alma Escondida, probablemente haciendo alusión al lugar donde lo fundó el monje indio Hui Li en el año 326.

Llegamos hasta allí con el autobús Y1 que cogimos en una parada de la transitada calle Nanshan Lu, paralela al Lago.Hay que decir que la entrada al complejo (50 CNY) no incluye la entrada al Templo Lingyin propiamente dicho para el cual se debe adquirir otro ticket (30 CNY).

Se accede por la ladera del Pico Fei Lai Feng, que significa "Pico que vuela desde lejos" ya que según la leyenda, esta montaña llegó desde la India no se sabe cómo, una demostración de la omnipotencia del budismo. Justo cruzar la entrada se encuentra el riachuelo y ya se ven diferentes tallas de Buda esculpidas en la misma roca. Se empezaron a esculpir a partir de la segunda mitad del siglo X hasta el siglo XIV, la más antigua se cree que data del 951 y hay un total de 470 de las cuales vimos tan sólo una parte.

El más conocido de todos ellos es el gordinflón y sonriente Buda Maitreya con su prominente barriga que han frotado miles de fieles con la esperanza de conseguir buena suerte y un futuro próspero. Al Buda Maitreya están dedicados estas palabras: "En su barriga cabe todo aquello intolerable en el mundo. Su boca siempre está dispuesta a reírese de todos los arrogantes bajo el cielo".

También hay algunas cuevas en el interior de las cuales hay más esculturas de Buda, pero hay que andar con precaución porqué están oscuras y la piedra es muy resbaladiza por la elevada humedad.Fuimos siguiendo el camino y pasamos de largo el Templo de Lingyin con la intención de hacer la visita más tarde. A partir de ese punto disminuye mucho la afluencia de gente, por lo que el paseo hasta el Monasterio budista Yongfu es tranquilo y relajado, rodeados de bosques de bambú y mucha vegetación.

Se van encontrando diferentes pabellones y templos, todos ellos con sus correspondientes salas de meditación, estatuas de Buda de diferentes estilos y tamaños y los grandes incensarios donde los fieles queman las barritas de incienso y los papeles doblados donde han escrito sus deseos.En uno de los pabellones tenemos la ocasión de ver una exposición de fotografía espléndida sobre la vida de los monjes en el monasterio.Cuando el día está despejado, desde el mirador parece ser que hay una bonita panorámica sobre el Lago.

De regreso, nos detenemos, ahora sí, en el Templode Lingyin. En su máximo apogeo constaba de 9 edificios de varios pisos, 18 torres, 72 salas y 1300 dormitorios que cobijaban a más de 3000 monjes. Actualmente, a pesar de ser enorme no tiene nada que ver con las cifras anteriores y ha sido reconstruído varias veces debido a los daños sufridos durante la Revolución Cultural y a distintos episodios de pillaje.

Se pueden visitar las diferentes salas, la primera de las cuales es la Sala del Rey Celestial que alberga una estatua de Maitreya, el buda sonriente y barrigón. La siguiente sala es la del Gran Héroe, considerada la principal del Templo y que contiene en el centro una magnífica estatua de 20 metros de Sakyamuni, el histórico Buda sentado sobre una flor de loto. Un cartel informativo explica que fue tallada en 1956 en madera de alcanfor y recubierta con 60 láminas de oro. Otras salas son la del Buda de la Medicina o la de Avatamsaka.

Lo que sí llama la atención son las 500 estatuas que se encuentran en la Sala de los quinientos Arhats. Se trata de una gran sala con forma de cruz esvástica y a lo largo de sus cuatro brazos se disponen los 500 arhats, que en el budismo significa todo aquél que ha alcanzado el nirvana y por tanto no volverá a reencarnarse. Son estatuas de bronce todas ellas distintas, algunas de ellas tan divertidas como extrañas. En el centro de la cruz gamada se encuentran cuatro bodhisattvas que representan los cuatro puntos cardinales.

Tras comer en un restaurante del mismo recinto, dudamos si subir o no al Pico Norte en teleférico, pero descartamos la idea ya que con la todavía persistente neblina no creímos que la panorámica mereciera la pena.

La presencia de este templo en este lugar data de la Dinastía Jin del Oriente, hacia el año 317, cuando, de acuerdo con las leyes locales, un monje indio llamado Huili fue a esta área en donde fue inspirado por una naturaleza espiritual en los paisajes que encontró allí. En su mente este lugar era un lugar de residencia de los inmortales por eso le dio al templo el nombre de Ling Yin o Templo para el retiro del Alma.

Antes de entrar en el primer salón del templo, se ve una tableta inscrita con las palabras dichas por el Emperador Kangxi de la Dinastía Qing. Él fue inspirado por el paisaje del templo rodeado de niebla y de árboles por lo que le dio el título de “Templo Budista Bosque en las nubes”.

Después de entrar al salón las miradas van directamente a las delicadas pinturas que se encuentran en el techo que tiene decoraciones de fénix y de dragones. Imágenes de los Cuatro Reyes Celestiales se encuentran a los dos lados de Maitreya, un Buda sonriente con una gran barriga que se dice es capaz de “aguantar toda la intolerancia y reírse de las personas más divertidas del mundo”.

Este templo contiene una colección importante de literatura budista, así como de muchos otros tesoros. Como consecuencia este es un centro importante de información para aquellas personas que desean estudiar aspectos del Budismo Chino en detalle. Además los palacios, pabellón y salones junto a las muchas figuras de las deidades budistas representan una colección única y espléndida de reliquias culturales y arquitectónicas.

Para añadir un punto final a la visita a este hermoso lugar, es muy agradable comer algo en el Restaurante Vegetariano Ling Yin que se encuentra muy cerca al templo. Los platos vegetarianos que allí se ofrecen son típicos del estilo de la culinaria china y son una maravilla, tanto así que muchos de los visitantes aprovechando el clima del lugar aseguran que es comida para los Dioses.

El Templo Lingyin, que literalmente significa “donde el divino descansa en reclusión”, ha sido considerado uno de los más importantes templos Budistas Zen (Chán in Chinese,禪) en China. Fundado en el año 326 AD, Lingyin está ubicado en Feilai Feng, haciéndolo una de las atracciones más importante y populares en Hangzhou.

Fundado por un legendario monje Hindú conocido como Huili, Lingyinestá llena deesculturas de piedra caliza y pequeñossantuarios, incluyendo la Pagoda Ligong (理公塔), donde las cenizas de Huili están enterradas y donde se encuentra el Salón del Rey Celestial (Hall of the Heavenly King,天王殿). En sus días de apogeo, el templo consistía de nueve torres, 18 pabellones, 72 salas y alojaba alrededor de 3,000 monjes. Aunque ha sido destruido y reconstruido 16 veces, ahora está compuesto de estructuras de la época de la Dinastía Qing. La entrada requiere la compra de un boleto para ambos Feilai Feng y el Templo LIngyin.

Nuestro siguiente objetivo era la Pagoda de las Seis Armonías y como cae lejos del Monte Fei Lai Feng queríamos hacer el trayecto en taxi. Igual como nos ocurrió en Beijing en varias ocasiones, no hubo manera de que algún taxista quisiera llevarnos y con toda la caradura nos señalaban la parada del autobús. En vista del éxito es lo que hicimos, ir en autobús (Y2 hasta Nanshan Lu y K4 hasta la Pagoda), pero esto es ya otra historia.