Seeraa Internacional - Ver Real de China Para Más Email: mildchina@hotmail.com Inicio | Quiénes Somos | Contáctenos | Publicidad Servicios
Seeraa International
Inicio   Cultura China   Historia China   Viajar China   Viajes Ciudad   Atracciones China   Guía China   Filosofía China   Chino
 Bienvenido a Seeraa Internacional en español, de contenido nuevo y actualizado como es abajo:

Barrio Musulmán Xian
Turismo Personalizada

En la zona antigua de la ciudad -dentro de los límites de la Muralla, excepcionalmente cuidada y restaurada y sobre la que se puede pasear tranquilamente-, destaca la zona cercana al Barrio Musulmán.

Se puede comenzar el recorrido por las Torres de la Campana y el Tambor, que servían para marcar las diferentes horas del día en la antigüedad. Los edificios, por fuera, llaman la atención por su tipismo y por estar enclavados en una zona muy comercial, con el contraste que supone antigüedad y modernidad a la vez. La Torre de la Campana, por ejemplo, está en el centro de una rotonda con mucho tráfico y se accede a ella por un paso de peatones subterráneo.La Torre del Tambor, a pocos metros, está algo más mezclada con la parte antigua de la ciudad, pero tampoco es la zona más tradicional del mundo. Hay varias exhibiciones al día de cómo se tocaban los tambores.

A pocos metros comienza el laberinto de calles del llamado Barrio Musulmán, llamado así por la mayoría de población de religión islámica de la zona y que parece, en muchos de sus rincones, más sacado de un país árabe que de China. Hay mucho ruido, muchas motocicletas y pqueños vehículos circulando y mucha vida en la calle, especialmente gracias a restaurantes típicos de barrio con especialidades de fideos, vendedores callejeros y carnicerías no muy agradables para los más escrupulosos, donde la carne se vende sin más precaución que una tira que gira sobre ella en espiral espantando a los mosquitos.

El barrio musulmán es un recorrido muy agradable para llevarse una impresión de etnicidad que en las zonas más comerciales y modernas de la ciudad de Xian no es fácil llevarse, pero puede agobiar a quien no le gusten demasiado los espacios sucios, con mucho movimiento de gente. Quien no tenga reparos en comer allí -y pueda entenderse con los dependientes de las tiendas de comida- puede tener un almuerzo muy típico por muy poco dinero. No osbtante, siempre hay vendedores callejeros con bollos y panes con ingredientes mucho más definibles.

Dentro del barrio musulmán está situada la Mezquita, que es un buen ejemplo de contraste entre culturas. Quien haya visitado la Ciudad Prohibida o el Templo de los Lamas, en Pekín, verá una estructura repetida con pequeños edificios y muchos patios entre ellos. Aquí ocurre lo mismo, con la diferencia de que edificios y decoración típicamente china se emplean para atender las tradiciones y requisitos del culto musulmán. Así, por ejemplo, el minarete desde el que se llama a la oración es una pequeña pagoda. Se puede pasear por el recinto con muchísima tranquilidad, siempre que no se molesten los rezos. El último edificio, lo que es la mezquita propiamente dicha, tiene por fuera una estructura típicamente china -sólo rota por algunos caracteres árabes grabados-, pero en el interior aparecen las alfombras para rezos y la estructura típica de las mezquitas. No se puede acceder a esta zona de culto, pero las puertas quedan constantemente abiertas, con lo que se puede apreciar el interior de la misma.